Las Nieves de Olivares

Si te dijera que mi pueblo, Olivares, tiene un nexo de unión con Roma, París, Madrid y Sevilla, seguramente dirías que eso es imposible. Si además añadimos a estas cuatro importantes ciudades europeas, los nombres del Conde-Duque, Murillo o Napoleón tu incredulidad probablemente vaya en aumento. Voy a demostrarte, precisamente hoy, 5 de agosto, que te equivocas.

En Roma hay una imponente basílica, Santa María Mayor, que fue construida, según cuenta la tradición, tras la aparición en sueños de la virgen a un noble romano. En el sueño la virgen anunciaba que el día 5 de agosto indicaría el lugar preciso del monte Esquilino donde debería construirse una iglesia en su honor. Ese día del año 358, el mismo papa visitó el monte donde tras una inusual nevada quedaron dibujados en el suelo los planos de la futura iglesia. No hace falta haber estudiado física para no creer en milagros pero igual que me gusta escuchar ciertas leyendas, me encanta esta historia. Nevar en agosto en Roma es casi tan improbable como celebrar una feria, bajo temperaturas de 40ºC,  en el mismo mes en el Aljarafe sevillano. Cuando estuve en Roma por supuesto visité esta imponente basílica y si eres paisano y vas a la capital italiana, yo no me la perdería.

Avancemos hasta 1590. El padre del famoso Conde-Duque, el primer conde de Olivares, fue embajador en Roma y cuando decidió construir una iglesia absolutamente desproporcionada para lo que entonces era un pueblecito minúsculo, pero en perfecta consonancia con su ego y aires de grandeza, le puso el mismo nombre que la advocación de la virgen a la que tanta devoción le profesara en su estancia transalpina. Al principio el altar mayor iba a estar ocupado por un cuadro que hoy se encuentra en la primera capilla de la nave derecha de la iglesia de Olivares, junto a la puerta de la sacristía. En ese cuadro se narra la procesión del papa al monte Esquilino y se pueden ver los planos marcados en nieve en el suelo. Afortunadamente este cuadro fue relegado a este sitio ocupando el altar mayor  una talla de cuerpo entero de una hermosa virgen, tallada por la hija de Pedro Roldán. Al parecer, según he leído, la imagen no se atribuye a la famosa hija del escultor, “La Roldana”, Luisa, sino a María. En cualquier caso se trata de una talla excepcional, al menos para los olivareños. Mis padres no recuerdan haberla visto en procesión por Olivares pero ellos no eran muy dados a las procesiones. En su lugar, cada 5 de agosto procesiona una virgen del Rosario que es mucho más llevadera y de mucho menor valor artístico. Lo sé me estoy desviando. Perdón. Bueno ya sabéis que la iglesia de Olivares es en cierto modo copia de la romana.

Un poco más tarde, en 1660, en Sevilla, Justino de Neve encargó a Murillo 4 pinturas para la renovación de Santa María la Blanca. En dos de ellas se narra el milagro de la nevada en Roma. Esta preciosa iglesia de uno de mis rincones preferidos de Sevilla, ha sido abierta recientemente tras unas obras de restauración. Santa María la Blanca es la misma advocación que la virgen de las Nieves.

Sevilla, Roma y Olivares tienen vínculos a través de Murillo y el Conde-Duque de Olivares. Pero, ¿y Napoleón qué pinta en todo esto? ¿Y París? Pues en la invasión napoleónica, allá entre 1808 y 1814, los franceses expolian numerosas iglesias, conventos y monumentos españoles. Como prueba de admiración y amistad por nuestro pueblo, claro. Entre otras obras de arte, los franceses trasladaron al Museo de Napoleón, lo que en la actualidad conocemos como el Museo del Louvre, las pinturas de Murillo de Santa María la Blanca de Sevilla. Afortunadamente en 1816 volvieron a España las pinturas. Eso sí, volvieron a Madrid, a la Academia de San Fernando, y ahora se pueden disfrutar si vas al Museo del Prado. Si vas al Louvre podrás ver otras pinturas de Murillo pero no estas que están en Madrid. Hace varios meses ha sido expuesta en la Casa de los Venerables, su ubicación previa al robo del “franchute”, la Inmaculada de Soult que lleva el nombre del general ladrón y que actualmente ya ha vuelto al Prado.

Sueño del patricio. Murillo.

Sueño del patricio. Murillo. Imagen de Wikipedia bajo CC BY SA.

Haz clic aquí para ver el segundo cuadro.

En más de una ocasión en empezado a hablar sobre algunos de estos personajes o ciudades e hilando, hilando he ido pasando por cada sitio, por cada momento, por cada cuadro, … Me encanta. Probablemente no sea más que cháchara barata, pero me encantan este tipo de conexiones.

Y para terminar, qué mejor broche que oír el alegre toque de campanas de la iglesia de Olivares el día de su patrona. Esta grabación es de 2009 pero tiene para mi el mismo efecto que si las estuviera escuchando en directo. Me llena de alegría ese repique de campanas, forma parte de mis recuerdos. Esta tarde, cuando una lluvia de jazmines simule la nieve cayendo sobre la patrona de Olivares, volverán a sonar. Felicidades a todos mis paisanos.

Anuncios

Acerca de Antonio González

Profesor de Física y Química. Actualmente trabajo en el IEDA como profesor de adultos online.
Esta entrada fue publicada en La vida misma, Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s